Sus enormes murallones rojos son una imagen impactante que cada día es más reconocida en Argentina y en el mundo.

El Parque Nacional Talampaya, ubicado en la provincia de La Rioja, es un destino turístico ideal para visitar en otoño o primavera debido a su amplitud térmica. Esta zona árida tiende a ser lluviosa durante el verano, por lo que no se recomienda visitarla en esa época.
A pesar de que muchos conocen los impresionantes paisajes de Talampaya, la zona no recibe tantos visitantes como se podría esperar. Actualmente, menos de 100 mil turistas llegan al parque cada año, salvo durante Semana Santa y los primeros días de vacaciones de invierno, cuando se alcanza el máximo permitido de visitantes diarios.
Una de las dificultades para atraer a más turistas es la falta de un aeropuerto cercano. Los dos aeropuertos más próximos son el de la ciudad de La Rioja, a menos de 200 kilómetros, y el de San Juan, que se encuentra a más de 300 kilómetros. Desde allí, los visitantes deben dirigirse a la ciudad de Villa Unión, que es la localidad más cercana.
Para ingresar al Parque Nacional Talampaya, es obligatorio utilizar los vehículos proporcionados por el concesionario del parque.
Esta medida se implementa para preservar el espacio, que aún se encuentra en proceso de exploración en busca de fósiles y petroglifos.
El parque alberga una amplia gama de antepasados ​​de mamíferos, así como vestigios de dinosaurios y plantas, que ilustran la evolución de los vertebrados y las características de los paleoambientes del período Triásico. Junto a Ischigualasto, forma el conjunto continental de fósiles más completo del mundo. Talampaya fue creado como Parque Provincial en 1975 y obtuvo la categoría de Parque Nacional en 1997. Desde el año 2000, también es reconocido como Sitio de Patrimonio Mundial por la UNESCO.



Recorrer el Cañón de Talampaya es como viajar en el tiempo. Podrás explorar formaciones geológicas con más de 250 millones de años, suelo que alguna vez pisaron los dinosaurios.

Recorrer el Cañón de Talampaya es como viajar en el tiempo. Podrás explorar formaciones geológicas con más de 250 millones de años, caminar sobre el suelo que alguna vez pisaron los dinosaurios y sumergirte en la cultura de pueblos milenarios. Es un viaje a los orígenes de todo, una pausa en la rutina para conectarnos con lo que trasciende nuestra existencia.
La fuerza de la naturaleza se impone en las paredes rojizas esculpidas por el agua y el viento. El vuelo majestuoso de los cóndores abrazando el cañón y el aire puro de este semidesierto te envuelven en una experiencia inolvidable.
El parque cuenta con una gran diversidad de flora y fauna adaptada a las condiciones extremas del desierto. Podrás encontrar especies de cactus, árboles como el algarrobo y el chañar, así como también animales como guanacos, zorros, pumas y una variedad de aves.
La excursión más tradicional es la que registra el Cañón del Talampaya, desde la salida del parque hasta la geoforma más famosa del lugar, El Monje. En el camino, te maravillarás con lugares impresionantes siempre rodeados de los enormes murales rojos, que alcanzarán más de 100 metros de altura.



Uno de los puntos más conocidos es la zona de los Petroglifos, donde encontrará dibujos tallados en la piedra hace miles de años por los habitantes originales de la zona. Entre los petroglifos, destaca uno que para muchos parece un astronauta o un ser del espacio, aunque otros opinan que se trata de un animal de carga. Además, en la zona hay muchos otros dibujos e inscripciones fácilmente visibles desde el sendero.
El camino continúa hacia la zona de la Chimenea del Eco, una especie de entrada a los murallones de Talampaya. Al gritar frente a ellos en grupo, podrás escuchar el eco que rebota por toda la zona. Luego, pasará por la zona conocida como Catedral Gótica, debido a que la forma de los picos junto a las paredes recuerda a las cúpulas de estas catedrales. Finalmente, llegarás al Monje, que marca el punto final del recorrido.

En el año 2019, este Parque Nacional fue reconocido como Maravilla Natural Argentina, gracias a los votos de miles de argentinos.

En el año 2019, este Parque Nacional fue reconocido como Maravilla Natural Argentina, gracias a los votos de miles de argentinos. El Parque Nacional Talampaya se encuentra abierto todo el año, pero su capacidad diaria está limitada a 1250 personas. La temporada invernal es la más visitada.
Los horarios la temporada de invierno (mayo a septiembre) son de 8:30 am a 5:30 pm, mientras que durante la temporada estival (octubre a abril) son de 8 am a 5 pm
Si buscas una experiencia única en medio de un paisaje impresionante, el Parque Nacional Talampaya es el lugar perfecto para sumergirte en la historia de la Tierra y conectarte con la fuerza de la naturaleza. No te pierdas la oportunidad de explorar este tesoro natural en el corazón de Argentina. ©

TXT: Grupo Editorial Metro I FOTOS: GEM


Compartir

Comments are closed.