El proyecto plantea la posibilidad de construir vivienda modular a partir de elementos reutilizados, y conseguir altos índices de eficiencia económica y ecológica, a la vez que se acortan sensiblemente los plazos de obra.

Este es el primer proyecto llevado a cabo bajo el programa APROP (Alojamientos de proximidad provisionales), una iniciativa del Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona. Este programa se dedica a proporcionar alojamiento temporal a personas y familias que han perdido sus hogares en el mismo barrio donde se encuentra el equipamiento, con el fin de facilitar su permanencia en el territorio y el mantenimiento de sus vínculos sociales. La capacidad de respuesta rápida y la posibilidad de desmantelamiento, reubicación y reconfiguración de edificios APROP son los condicionantes de partida.
Las viviendas APROP son temporales, por lo que después de un período de uso en un lugar, se pueden desmontar para utilizarse en otro lugar con la posibilidad de reconfigurarse en otro emplazamiento. Por esta razón, es importante que los módulos sean compatibles e intercambiables en diferentes ubicaciones. Esto ha requerido de un trabajo de coordinación entre los arquitectos y los técnicos municipales.

El proyecto

APROP Ciutat Vella no utiliza los contenedores como un recurso estético y formal, sino más bien como un material de construcción económico y ecológicamente eficiente, que finalmente permanece invisible, vestido de múltiples capas que brinda comodidad y hogar en el interior y una imagen urbana adecuada en el exterior.
Ciutat Vella constituye un volumen compacto, esquinero y entre medianeras, que ocupa una parcela de propiedad municipal, utilizada anteriormente como una extensión del espacio público adyacente. En su planta baja polivalente, actualmente alberga la ampliación de un centro de salud cercano y, en sus cuatro pisos superiores, contiene un total de doce viviendas, de las cuales ocho tienen una habitación y cuatro tienen dos habitaciones.


Los módulos sencillos, que consisten en un solo contenedor de 30 m², pueden acomodar a una persona o una pareja, y su diseño es una configuración típica de acondicionamiento de contenedores de 40 pies para uso residencial, con una sala de estar y cocina abierta, baño en la parte media y un dormitorio al final con balcón a la calle. Los módulos dobles, con dos contenedores conectados y aproximadamente 60m2, pueden acomodar una unidad familiar de hasta 4 personas y constan de una sala de estar en la entrada, con aberturas para la pasarela de acceso y la calle, una cocina abierta, un distribuidor con armarios, un baño adaptado y dos habitaciones con vistas a la calle.

Prefabricación

Todos los módulos se construyeron en taller en un periodo de tres meses, de tal manera que al empezar los trabajos in-situ, ya estaban acondicionados interiormente al 85%, incluyendo aislamiento, instalaciones, revestimientos y carpinterías. También los elementos estructurales auxiliares de la planta baja, las comunicaciones verticales, la cubierta y la doble fachada ya estaban fabricados en el momento de acabar los trabajos de cimentación. Con esto se consiguió erigir la estructura del edificio en una semana y terminar la obra en otras doce semanas, minimizando también las molestias a los vecinos y peatones.


Ciutat Vella constituye un volumen compacto, esquinero y entre medianeras, que ocupa una parcela de propiedad municipal, utilizada anteriormente como una extensión del espacio público adyacente.

Reversibilidad

Este edificio está concebido para ser temporal si es necesario. El desmantelamiento, reubicación y reconfiguración de edificio es posible gracias a la utilización de uniones estructurales reversibles que combinan tornillos y cerraduras giratorias, un sistema de instalaciones enchufable, con un contenedor adicional colocado en cubierta que centraliza los servicios, y sistemas de cubierta y fachada ​​basados en la construcción en seco. ©

TXT: Grupo Editorial Metro I FOTOS: Web


Compartir

Comments are closed.