Compostate sustentablemente

Pinterest LinkedIn Tumblr +
La sustentabilidad hogareña: una moda que llegó durante la pandemia para quedarse. ¿Alguna vez hiciste tu propia huerta? ¿Te animas a tener compostera de residuos orgánicos en casa?

Los beneficios de reciclar basura o sumar hábitos sustentables son cada vez más utilizados por las personas en general. El compost casero es una solución para reducir la contaminación y adoptar un hábito con impacto positivo para el medioambiente.
El consumo consciente y la preocupación ecológica son buenos síntomas de una humanidad comprometida con su hábitat. La concientización es cada vez mayor y se nota mucho en cuestiones como la alimentación, ya que muchos argentinos adoptan la modalidad de tener la huerta en sus casas y de esa forma, consumir alimentos libres de agro tóxicos.
El aislamiento social produjo consecuencias y situaciones de diversos tipos en la sociedad. Una de las tantas costumbres que adoptaron muchos argentinos y extranjeros es, por ejemplo, el compostaje en el hogar.
¿Qué es el compostaje? Se trata de la transformación de residuos en material valioso para la nutrición del suelo. La producción del compost está muy difundida a nivel doméstico y son muchos los que deciden transformar su basura en abono para las plantas y de esa forma reducir la cantidad de residuos que desechan, fortalecer la salud de sus jardines y de paso hacerle un bien al medio ambiente.
El compost es materia orgánica estable y madura, libre de patógenos y de semillas de maleza, permite devolver al suelo lo necesario para mantener la estructura del mismo, y así evita que se erosione, además permite la conservación de agua y nutrientes.
En muchos puntos del país, por ejemplo en Mendoza y Cuyo se utiliza el orujo de vid para realizar el compostaje. En Río Negro el orujo de peras y manzanas, se está usando en muchas localidades los restos de poda, los barros de maltería, rastrojos de cereales, efluentes de cerdos, cama de pollo y otros.
Durante la cuarentena, muchos famosos argentinos comenzaron a incursionar en el compostaje en sus casas o departamentos y viralizaron así la técnica. Cuando personas reconocidas o con gran cantidad de seguidores informan a la población sobre algún modo de reciclaje o cuidado ambiental, es común que las personas quieran copiar la técnica y comenzar a implementarla en sus casas.
“Estaba aburrida en cuarentena y decidí hacer mi propia huerta en el balcón de mi departamento. Primero pensé que no iba a poder, pero con el pasar de los meses funcionó y hoy tengo en mis pequeños dos metros al aire libre con plantines de albahaca, tomates, frutillas, romero y lechuga”, cuenta Sabrina (26 años, Lomas de Zamora).


“Tenemos casa en la costa y decidimos usar una parte del pasto para hacer nuestra propia huerta. Lleva cuidado y hay que estar muy atentos con los riegos, pero en la actualidad no compramos muchas cosas en la verdulería por que la mayoría la sacamos de ahí”, relata Rafael (54 años, Mar del Plata).
“El compost lo empecé en pandemia porque lo vi en el Instagram de una actriz famosa y me encantó la idea. Al principio no sabíamos si lo estábamos haciendo bien, pero después me asesore mejor en internet y hoy es un hecho”, explica Agustina (33 años, Capital Federal).
No es necesario tener un patio grande o mucho pasto en los hogares para poder realizar una huerta orgánica o un compost. Muchas personas se animan a hacerlo en los balcones de sus departamentos, en patios internos pequeños e incluso con macetas colgadas en las paredes.

Las redes sociales fueron clave a la hora de fomentar la práctica y ello causo gran estímulo en iniciar el manejo propio de los residuos.

Durante la pandemia se despertó el interés por compostar, ya que al estar más tiempo en las casas las personas optaron por realizar tareas que normalmente no hacían. Además, al estar en menos contacto con el exterior, muchos empezaron a ver qué podían hacer para llevar la naturaleza nuevamente a la cotidianeidad.
Las redes sociales fueron clave a la hora de fomentar la práctica y ello causo gran estímulo en iniciar el manejo propio de los residuos.
Otra opción que viene en aumento en los últimos años es la huerta, que cuenta con beneficios para las casas y para el planeta en sí mismo. ¿Cuáles son? Brinda conexión con la naturaleza, es una actividad ideal para compartir en familia, es accesible económicamente, se puede armar en espacios reducidos, posibilita el consumo de frutas y verduras de estación, mejora la calidad alimenticia, es muy beneficiosa para el ambiente ya que no produce desechos excesivos.

Paso a paso para tener tu propia huerta en casa

Empezar con hortalizas: son sencillas para plantarse porque se plantan “al voleo”, sin enterrar la semilla y aunque tienen un ciclo de vida corto (porque en verano florecen por el calor) de la flor salen nuevas semillas. Para eso, dejar que florezcan, extraer las semillas, quitar de raíz la planta anterior y tirar las semillas nuevas en la tierra.
Reutilizar un cajón de verduras: armar una base con una bolsa o plástico negro, hacer agujeros en el fondo para que filtre el agua. Rellenar con tierra fértil. Poner las semillas.
Ubicación: cuanto más sol y más luz tenga, será mejor. Pensar en un lugar estratégico para que la huerta viva todo el año. En verano requiere mucha agua, es posible que haya que regar dos veces al día.


Llevar la sustentabilidad al hogar

Los desechos orgánicos constituyen uno de los mayores problemas actuales ya que, mezclados con los residuos que podrían ser reciclados como plástico, metal y vidrio, impiden ese proceso y generan gases de efecto invernadero.
Toda esto incrementa la desesperante situación producida por diversos factores que derivan en el calentamiento global y que tienen como consecuencia incendios forestales, sequías, deshielos y otros desastres.

Para realizar un compost casero se pueden incluir: restos de verduras y frutas, cáscaras de huevo, saquitos de té, café y yerba, toallas de papel tissue y diario.

Para realizar un compost casero se pueden incluir: restos de verduras y frutas, cáscaras de huevo, saquitos de té, café y yerba, toallas de papel tissue y diario. No se recomiendo añadir restos de carne, lácteos, metales, envases o productos no orgánicos.
Hacer el compost en una casa o departamento es más sencillo de lo que parece. Es importante contar con un recipiente adecuado, constancia, paciencia e incorporar el hábito entre los convivientes de la casa. Una duda que se presenta en muchas personas es sí genera olores y no es así. De hecho, no huele a basura sino a tierra húmeda. Muchos le ponen lombrices dentro para generar mejores resultados, pero no es imprescindible.
Los pasos para hacerlo en la casa son:
– Agregar productos orgánicos y secos a la compostera cada uno o dos días.
– Mezclar una vez por semana.
– Vaciar la compostera cada tres meses para alimentar plantas, huertas, sembrar plantines, etc.
Miles de personas alrededor del mundo sumaron estas dos opciones sustentables, rentables y de cuidado ambiental a sus rutinas. Es solo cuestión de proponérselo y realizarlo. ©

TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: Web

Compartir

Comments are closed.